girl-resting-meadow

Renovarse y Vivir

Articulo publicado en Om Yoga Hoy por Daniel Mesino.
     Marzo marca el inicio de la primavera. Nuevamente el renacimiento. Los ciclos en la naturaleza (nacemos con la primavera, crecemos con el verano y el otoño, para transformarnos con el inverno) son el recordatorio de la cualidad de cambio constante en la vida. Nada permanece estático. En la tradición filosófica del hinduismo, este dinamismo está representado por Brahma,Vishnu y ShivaBrahma es el creador, Vishnu se encarga de sostener y Shiva es el destructor. Así todo lo que existe nace, se sostiene y finalmente se transforma.
T.S.K. Desikachar enseña que está cualidad se conoce como paranimavaday representa la gran posibilidad de transformación que tiene el ser humano: “si las cosas van mal, siempre las podemos cambiar para mejorar”.
     Es decir, si en tu vida hay algo que te desestabiliza, no te preocupes, no durará para siempre. Si contemplas con atención, podrás detectar que cualquier situación o estado externo, nace, se mantendrá durante un tiempo y finalmente desaparecerá.
    La cualidad de paranimavada tiene dos lecturas importantes. Por un lado, está el cultivar el discernimiento para no condicionar nuestro estado de contentamiento interno a algo que está en constante cambio. Es decir, si tu familia, tu trabajo o tu pareja te producen felicidad, ¡disfruta con la atención del momento presente! pero ten consciencia plena que estas situaciones externas están en una transformación constante. El practicante de yoga permanece ecuánime ante las continuas transformaciones del entorno. Los sabios yoguis nos aconsejan no buscar la felicidad en asukha, es decir, en ese “lugar dónde la felicidad no existe”, y asukha hace referencia a las situaciones u objetos externos porque todo el tiempo están en una dinámica de cambio.
            Sin embargo, este escenario no es para desanimarnos ya que la cualidad de paranimavada asegura que al igual que las situaciones externas están en cambio constante, nuestros estados internos ¡también pueden ser trabajados! Yo he escuchado expresiones como: “la gente no cambia; no hay remedio; así soy; no puedo; es mi condición”. etc. Y si algo me ha enseñado el yoga es que estás ideas no son correctas. El ser humano tiene un potencial de cambio sin igual. La práctica de ásanas es un ejemplo claro de cómo podemos transformar el cuerpo. Con paciencia, práctica y desapego podrás observar como te fortaleces y a la vez te vuelves más flexible. La meditación es la herramienta indispensable para cambiar patrones mentales y hábitos de reacción.
            El sufrimiento surge de aferrarnos a algo, de querer permanecer sin alteración alguna cuando el orden natural es el cambio constante. En este ciclo que inicia, tienes la gran oportunidad de renovarte y vivir. Observa qué necesitas trabajar en tu sádhana (práctica) y renueva tu propósito. Aferrarte a una situación o estado, solo hará que el flujo natural se interrumpa. Medita y contempla: ¿qué necesito renovar? Si te cuestionas desde la calma, sabrás exactamente el camino que deberás recorrer. Ser conscientes de este potencial es liberador. Como bien enseña T.S.K. Desikachar: “La forma en la que vemos las cosas hoy no tiene que ser la misma en la que la vimos ayer”.
0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario